miércoles, 22 de octubre de 2008

LAS SONÁMBULAS

LAS SONÁMBULAS

Khalil Gibran

Textos Impares - 8/04/08

En mi ciudad natal vivían una mujer y sus hija, que caminaban dormidas.
Una noche, mientras el silencio envolvía al mundo, la mujer y su hija caminaron dormidas hasta que se reunieron en el jardín envuelto en un velo de niebla.
Y la madre habló primero:

- ¡Al fin! -dijo-. ¡Al fin puedo decírtelo, mi enemiga! ¡A ti, que destrozaste mi juventud, y que has vivido edificando tu vida en las ruinas de la mía! ¡Ardo en deseos de matarte!

Luego, la hija habló, en estos términos:

- ¡Oh mujer odiosa, egoísta y vieja! ¡Te interpones entre mi libérrimo ego y yo! ¡Quisieras que mi vida fuera un eco de tu propia vida marchita! ¡Desearía que estuvieras muerta!

En aquel instante cantó el gallo, y ambas mujeres despertaron.

-¿Eres tú, tesoro? -dijo la madre amablemente.
-Sí; soy yo, madre querida -respondió la hija con la misma amabilidad.



2 comentarios:

Complejo de Úrsula dijo...

Genial, no conocia a este autor (o autora, no lo sé).Pero su habilidad para narrar la psicologia de las personas me está gustando, es el tipo de texto corto que me encanta.

ione dijo...

Bueno, este autor es uno de mis favoritos dentro de su género. Tengo veintantos libritos de él. (De papel. Digitalmente los tengo todos) y además, a pesar de una cierta faceta cristiana (desmitificadora, pero mitificadora intrínsecamente al fin y al cabo)es un autor que suelo recomendar a los jóvenes porque sabe llegar con sencillez y facilidad, de una forma bonita y cercana y proporcionando reflexiones morales de una forma íntima que puede llegar mucho e incluso ayudarles a poner en palabras cosas que sienten o saben. Especialmente libros como El Loco o Arena y Espuma.

Total, que me lío jeje.